El ahorro en la construcción explicado: contrato de ahorro en la construcción, definición, comparación, contratos + costes

La decisión de ahorrar en una sociedad de crédito hipotecario es una consideración a largo plazo y bien pensada. Además de comparar las diferentes tarifas y sociedades de crédito hipotecario, hay que tener en cuenta otros aspectos. Un contrato de ahorro para la construcción suele tener como objetivo una suma menor y sólo pretende ser un complemento de la financiación inmobiliaria propiamente dicha. Descubra todo lo que necesita saber sobre la creación de ahorros en nuestra gran guía sobre la creación de ahorros.

Las tres fases de la constitución del ahorro: fase de ahorro, de reembolso y de préstamo

Cada sociedad de construcción consta de diferentes fases. En la mayoría de los casos, hay que pasar por tres fases diferentes. Primero se ahorra una determinada cantidad, luego se asigna el préstamo y, por último, se devuelve el préstamo. Pero, ¿cómo funcionan exactamente estas fases y qué ratios hay que determinar en cada una de ellas?

Consejo: Más sobre el tema del crédito y la financiación

Lo más importante de un vistazo

  • Durante la fase de ahorro se ahorra una determinada cantidad. Este importe depende del volumen del contrato de ahorro de edificios.
  • Una vez que se ha ahorrado el importe mínimo, se puede desembolsar el préstamo. Hay varias opciones que se pueden aprovechar en la fase de adjudicación
  • En la fase de préstamo, el préstamo se devuelve con pagos mensuales. El plazo de amortización depende de varios factores, como el importe del préstamo.
  • Las sociedades de crédito hipotecario funcionan con la ayuda de pagadores y beneficiarios que garantizan un flujo de dinero y ganan el mismo con los intereses.
  • Las distintas sociedades de crédito hipotecario ofrecen diferentes tipos de interés para los ahorradores. Comparar las cajas de ahorro para la construcción merece la pena para cualquier ahorrador debido a las diferentes ofertas.

La fase de ahorro: ahorrar dinero hasta la asignación

En la fase de ahorro, se ahorra primero una determinada cantidad. Suele corresponder al 30-50% del volumen del contrato de ahorro en el edificio. Para ello, hay que determinar el importe del ahorro del edificio, el tipo de interés del préstamo y el importe de la amortización. Es importante saber de antemano el importe exacto del préstamo y tener en cuenta tanto los costes del inmueble como el capital propio disponible. Sólo cuando se ha ahorrado esta suma en su totalidad, el contrato está listo para la asignación y el préstamo puede ser desembolsado. También es frecuente que el contrato de ahorro para la construcción se inicie a una edad temprana sin haber planificado un proyecto de construcción concreto. En este caso, los importes del contrato varían en función de la situación individual y de la situación financiera.

  • Durante la fase de ahorro se ahorra una determinada cantidad
  • Este importe depende del volumen del contrato de ahorro inmobiliario

La fase de adjudicación: varias opciones para los clientes de préstamos hipotecarios y de ahorro

Una vez guardada la cifra mínima de valoración, el contrato está listo para su asignación y el préstamo se paga. El número de valoración regula el reparto equitativo y el orden de asignación, ya que todos los clientes de préstamos hipotecarios y de ahorro de una sociedad de crédito hipotecario pagan al mismo bote. Por lo tanto, sólo se puede desembolsar una determinada cantidad de préstamo cada mes para mantener el equilibrio entre las entradas y las salidas. Una vez transcurridos al menos 18 meses desde la celebración del contrato de bauspar, se llega a la fase de adjudicación. En este caso, los ahorradores de edificios tienen dos opciones. El saldo del crédito y las primas del Estado pueden pagarse o el préstamo de la sociedad de crédito inmobiliario puede utilizarse para la adquisición de una vivienda. En este último caso, la sociedad de crédito hipotecario abona tanto el saldo del ahorro como el préstamo, es decir, la totalidad del importe del ahorro inmobiliario. Los pagos especiales pueden acortar la fase de adjudicación y ayudarle a alcanzar su objetivo más rápidamente.

  • Una vez que se ha ahorrado la cantidad mínima, el préstamo puede ser desembolsado
  • Hay varias opciones que se pueden tomar en esta etapa

La fase de préstamo – reembolso del préstamo

Si los clientes del crédito vivienda y del ahorro deciden pedir un préstamo y destinarlo a la compra de una vivienda, la sociedad inmobiliaria abona el saldo del crédito ahorrado y el préstamo, es decir, la totalidad del importe del ahorro vivienda. El préstamo se devuelve en cuotas mensuales de intereses y amortización. El importe de la cuota de amortización lo elige el propio ahorrador. El plazo de amortización depende del importe de la cuota mensual, del tipo de interés seleccionado y del importe del préstamo, y varía en función de la tarifa bauspar.

  • En la fase de préstamo, el préstamo se devuelve con pagos mensuales
  • El plazo de amortización depende de varios factores, como el importe del préstamo

El contrato de ahorro en la construcción: diferentes variantes, la subvención y los beneficios

Los contratos de ahorro para la construcción son uno de los productos financieros más populares y extendidos en Alemania. Aritméticamente, a principios de 2019 hay unos 27 millones de contratos de este tipo con el Bundesbank, lo que supone tres cuartas partes de los hogares alemanes. Sin embargo, esto no significa que un contrato de ahorro para la construcción sea la mejor solución para todos. Además, hay diferencias muy grandes entre las tarifas de los distintos Bausparkassen. Por lo tanto, una información precisa y una comparación entre las diferentes ofertas le ayudarán a tomar la decisión correcta.

Los datos más importantes de un vistazo

  • Un contrato de ahorro para la construcción combina un plan de ahorro con una financiación inmobiliaria y se divide en dos fases, la de ahorro y la de amortización
  • El ahorro para la construcción está pensado como una financiación complementaria a largo plazo, además de la financiación inmobiliaria.
  • El tema del ahorro en la construcción conlleva algunos términos técnicos que es necesario comprender para adquirir suficientes conocimientos especializados. Algunos de estos términos son: ahorro colectivo de construcción, contribución de ahorro estándar o también suma de ahorro de construcción.
  • Existen diferentes variantes de ahorro en la construcción que se adaptan a distintos escenarios. Se trata de la financiación inmediata del ahorro inmobiliario, el contrato de ahorro y el seguro contra la subida de los tipos de interés inmobiliarios.
  • Las tarifas de las distintas sociedades de crédito hipotecario difieren considerablemente entre sí. Por lo tanto, vale la pena comparar diferentes ofertas
  • El contrato de préstamo y ahorro para la vivienda más adecuado debe determinarse en función de varias cifras clave y de la situación personal individual.
  • Un contrato de ahorro para la construcción suele celebrarse por un importe relativamente pequeño y, por tanto, sólo funciona como complemento de la financiación inmobiliaria propiamente dicha.
  • La financiación inmobiliaria suele contratarse con un banco y no con una sociedad de crédito hipotecario.
  • El dinero con bausparkassen está asegurado por ley hasta un importe de 100.000 euros. Como seguridad adicional, la solvencia del bausparkassen puede ser comprobada de antemano

¿Qué es y cómo funciona? – Lo más importante sobre el tema del ahorro en la construcción

Un contrato de ahorro para la construcción combina un plan de ahorro con una financiación inmobiliaria y, por tanto, se divide en la fase de ahorro o acumulación y la fase de reembolso o préstamo. En primer lugar, se establece un importe de ahorro del edificio y el porcentaje del importe de ahorro mínimo. En la primera fase, el consumidor ahorra una determinada cantidad, que suele corresponder al 30-50% del volumen del contrato de ahorro del edificio. Una vez ahorrada esta cantidad, el contrato está listo para su asignación y se puede disponer del préstamo. Así, los ahorradores de la sociedad de crédito hipotecario sólo reciben el préstamo cuando se ha alcanzado el importe mínimo de ahorro. El préstamo se paga entonces junto con el dinero ahorrado hasta ese momento. Sin embargo, el préstamo sólo puede utilizarse para los llamados fines residenciales y no, por ejemplo, para comprar un coche.

Una vez desembolsado el préstamo, comienza la segunda fase, la del préstamo. Una vez desembolsado el préstamo, éste se devuelve a la sociedad de crédito inmobiliario en cuotas mensuales. Explicado con un ejemplo: Un importe de ahorro de construcción acordado es de 60.000 euros y el importe de ahorro mínimo es del 50 por ciento. Por lo tanto, el préstamo de 30.000 euros se paga cuando se han ahorrado 30.000 euros en la fase de ahorro. Así pues, si el ahorrador reserva unos 300 euros al mes, el préstamo puede estar listo para su asignación en menos de nueve años.

  • Un contrato de ahorro para la construcción combina un plan de ahorro con una financiación inmobiliaria
  • El ahorro en la construcción se divide en dos fases, la del ahorro y la del rescate
  • El ahorro para la construcción está pensado como una financiación complementaria a largo plazo, además de la financiación inmobiliaria.

Los ratios más importantes: el colectivo de las sociedades de crédito, la cuota estándar de ahorro y mucho más

El tema del ahorro en la construcción es muy complejo y, por tanto, contiene muchos términos que pueden suscitar incertidumbres. Para que no le quede ninguna pregunta sin responder, le explicamos los términos más importantes sobre el tema del ahorro en la construcción.

La suma de la sociedad de construcción

El importe del ahorro del edificio es la cifra clave más importante de un contrato de ahorro del edificio. Indica el importe de la suma concluida, es decir, tanto la cantidad ahorrada como el préstamo contratado posteriormente. Por lo tanto, cuando se financia una propiedad, el importe de la suma bauspar puede incluirse en el cálculo.

El número de clasificación

El número de valoración define cuándo se le puede asignar el préstamo. La cifra de valoración sigue creciendo en el transcurso de la fase de ahorro. Si la cifra de la tasación supera la cifra de la tasación objetivo fijada por la sociedad de crédito hipotecario, se puede disponer del préstamo. El número de valoración es mayor cuanto más dinero se haya ingresado, menor es el importe y menor es el plazo del préstamo.

El colectivo de las sociedades de construcción

Bausparen se basa en la idea colectiva de que las personas que quieren ahorrar bajo bauspar se unen para formar una comunidad de bauspar. Se trata de depositantes que guardan saldos de crédito en contratos y de prestatarios que recurren a estos saldos de crédito en forma de préstamos. Sin embargo, puede surgir el siguiente problema: Si hay muy pocos ahorradores, no todos los prestatarios pueden acceder a los préstamos correspondientes.

El saldo mínimo de ahorro

Para poder disponer del préstamo, hay que ahorrar una determinada cantidad por adelantado. Esta suma se denomina saldo mínimo de ahorro y suele estar entre el 30 y el 50 % del volumen del contrato de ahorro inmobiliario.

La contribución al ahorro estándar

En todos los contratos de las sociedades de crédito hipotecario se fija una contribución de ahorro estándar, que suele ascender al 4-5% del importe de la sociedad de crédito hipotecario y que depende del importe de la misma. Así, el ahorrador alcanza el saldo de ahorro mínimo requerido para la asignación después de aproximadamente seis o siete años. Sin embargo, las pagas extraordinarias mensuales deben ser aprobadas por el banco, pero en principio son posibles.

Los términos aparecen una y otra vez en el tema del ahorro en la construcción y deben entenderse primero antes de abordar el tema de forma intensiva. Por lo tanto, todos los términos son muy importantes para adquirir un conocimiento intensivo de la materia.

  • El tema del ahorro en la construcción implica algunos términos técnicos que hay que entender para adquirir la suficiente experiencia
  • Algunos de estos términos son: ahorro colectivo de construcción, contribución de ahorro estándar o también suma de ahorro de construcción.

Las variantes – financiación inmediata de la sociedad de crédito hipotecario y contrato de ahorro

Además del contrato normal de ahorro en la construcción, existen otras variantes de ahorro en la construcción. Merece la pena asegurarse contra la subida de los tipos de interés de la construcción, por ejemplo, si se planea firmemente la compra posterior de un inmueble o si los tipos de interés de la construcción suben considerablemente.

En el caso de un préstamo para la construcción, también puede ser útil conocer el tipo de interés hasta la última cuota fija. La variante asociada es la financiación inmediata del ahorro para la construcción o también llamada préstamo combinado. En este caso, el contrato de ahorro inmobiliario se combina con otro préstamo. Esta variante es especialmente adecuada si el tipo de interés efectivo total es inferior al de un préstamo de renta vitalicia comparable o si el prestatario quiere financiarse inmediatamente.

La última variante es el contrato de ahorro, que describe el contrato de ahorro inmobiliario como un producto de ahorro puro. En este caso, los contratos seducen con una bonificación de intereses si el cliente renuncia al desembolso del préstamo. Esta variante merece la pena si se ofrecen tipos de interés elevados, no se necesita el dinero o se pueden mantener exactamente las cuotas de ahorro.

  • Con el ahorro en la construcción, hay diferentes variantes que se adaptan a diferentes escenarios
  • Se trata de la financiación inmediata del ahorro para la construcción, el contrato de ahorro y el seguro contra la subida de los tipos de interés de la construcción.

Encontrar el contrato adecuado: las diferentes ofertas de las sociedades de crédito hipotecario

Las distintas sociedades de crédito hipotecario tienen a veces tarifas muy diferentes. Por lo tanto, es muy recomendable comparar en busca del mejor contrato de ahorro para la construcción. A la hora de hacer una comparación, hay que tener en cuenta varias cifras clave, como el tipo de interés del préstamo. Pero también son importantes otros factores, como el interés del saldo del crédito y otros puntos clave del contrato.

Sin embargo, la comparación no es fácil en ningún caso, ya que los diferentes tipos de interés se combinan con diferentes períodos de ahorro y de reembolso. A continuación, estos datos clave deben ajustarse a los deseos y la situación individual del ahorrador. Es posible que una oferta con un tipo de interés de préstamo bastante más alto sea la mejor opción porque el tiempo hasta la adjudicación es más corto que con las otras variantes. Consejo: Obtenga varias ofertas de diferentes proveedores para una suma de ahorro para la construcción y compárelas en función de las cifras clave mencionadas. Todas las cifras clave importantes de un vistazo:

  • El tipo de interés del préstamo
  • Intereses sobre el saldo del crédito
  • El período de ahorro y reembolso
  • Los deseos individuales del inversor
  • Los costes de la sociedad de crédito hipotecario por la celebración de un contrato
  • La flexibilidad (pagos especiales, prórrogas, …)
  • Plazos de preaviso
  • El importe de la suma
  • El porcentaje del ahorro mínimo

Debería tener en cuenta todas estas cifras clave a la hora de elegir al socio contractual adecuado y, a continuación, comparar intensamente las distintas tarifas para encontrar la que mejor se adapte a sus ideas y deseos individuales.

  • Las tarifas de las distintas sociedades de crédito hipotecario difieren considerablemente entre sí
  • Así que comparar las diferentes ofertas merece la pena.

Ahorro para la construcción y financiación inmobiliaria: un préstamo bancario como financiación adicional

Las sumas de ahorro para la construcción no suelen superar los 50.000 euros. Sin embargo, esta cantidad no es suficiente para la financiación final de una propiedad. Por eso, una vez que se ha tomado la decisión de comprar o construir una propiedad, hay que considerar la financiación posterior. Esto es posible tanto con un banco como con las sociedades de crédito hipotecario. Sin embargo, un préstamo bancario suele ser más sencillo y ventajoso que los complicados modelos que ofrecen las sociedades de crédito hipotecario. Especialmente para los préstamos de mayor cuantía, los bancos suelen ser los mejores contactos. La financiación a corto plazo es posible con los bancos, y el contrato de ahorro para la construcción puede utilizarse como complemento.

Más información sobre la financiación inmobiliaria con los bancos: ¡consejos sobre el dinero para la construcción!

  • Un contrato de ahorro para la construcción suele celebrarse por un importe relativamente pequeño y, por tanto, sólo funciona como complemento de la financiación inmobiliaria propiamente dicha.
  • La financiación inmobiliaria suele contratarse con un banco y no con una sociedad de crédito hipotecario.

Seguridad: es la seguridad de su dinero en los bancos

En general, los depósitos en las sociedades de crédito hipotecario son tan seguros como las cuentas de ahorro en los bancos para los depósitos a la vista y a plazo. El saldo de crédito está legalmente protegido hasta un valor de 100.000 euros. Como protección adicional, recomendamos comprobar la solvencia de las bausparkassen con la ayuda de las calificaciones de las principales agencias Moody’s, Fitch y Standard & Poor’s. Estas agencias proporcionan calificaciones para bancos y bausparkassen. Estas agencias emiten calificaciones para los bancos y las sociedades de crédito hipotecario y evalúan su solvencia. Para las cuentas de depósito a la vista y a plazo fijo, sólo deben considerarse los bancos con una calificación de al menos «BBB» (Standard & Poor’s y Fitch) o «Baa» (Moody’s). En el caso de las sociedades de construcción, basta con la calificación de una de estas agencias, ya que las calificaciones de las sociedades de construcción son menos comunes que las de los bancos. Además, las sociedades de construcción siempre tienen la posibilidad de trasladar los riesgos inminentes a la colectividad. Si su banco o sociedad de crédito hipotecario cumple los criterios, puede estar seguro de la seguridad de su dinero.

  • El dinero en las cajas de ahorro está asegurado por ley hasta un importe de 100.000 euros
  • Como seguridad adicional, se puede comprobar previamente la solvencia de las sociedades de crédito hipotecario

El acuerdo: datos sobre las sociedades de construcción y el contrato

Además de las tres fases del ahorro en la construcción, hay otros ratios importantes. Se trata de la comprensión general de la función de una sociedad de crédito hipotecario o de importantes figuras clave del contrato de la sociedad de crédito hipotecario.

Las sociedades de construcción: el principio, las partes individuales y los hechos más importantes

Las sociedades inmobiliarias están especializadas en la emisión de contratos de ahorro para la construcción. Hay diferentes partes que funcionan juntas para que el principio del ahorro en la construcción funcione. Las tres fases desempeñan aquí un papel importante. En Bausparkassen siempre hay depositantes y pagadores. Los pagadores que pagan en las llamadas cuotas de ahorro durante la fase de ahorro y los pagadores que devuelven el préstamo bauspar durante la fase de préstamo.

Los pagadores son los que se encuentran en la fase de asignación, que reciben sus activos ahorrados y que pueden disponer del préstamo. Así, el dinero de una bausparkasse va y viene de los pagadores a los beneficiarios. La propia bausparkasse gana su dinero con los intereses pagados por los clientes de bauspar en diferentes fases.

  • Las sociedades inmobiliarias funcionan con la ayuda de los pagadores y los beneficiarios
  • Las sociedades de crédito hipotecario garantizan un flujo de dinero y ganan lo mismo con los intereses.

El contrato de ahorro para la construcción: diferentes ofertas de las sociedades de crédito hipotecario

Las distintas sociedades de crédito hipotecario tienen a veces tarifas muy diferentes. Por lo tanto, es muy recomendable comparar en busca del mejor contrato de ahorro para la construcción. A la hora de hacer una comparación, hay que tener en cuenta varias cifras clave, como el tipo de interés del préstamo. Pero también son importantes otros factores, como el interés del saldo del crédito y otros puntos clave del contrato.

Sin embargo, la comparación no es fácil en ningún caso, ya que los diferentes tipos de interés se combinan con diferentes períodos de ahorro y de reembolso. A continuación, estos datos clave deben ajustarse a los deseos y la situación individual del ahorrador. Es posible que una oferta con un tipo de interés de préstamo bastante más alto sea la mejor opción porque el tiempo hasta la adjudicación es más corto que con las otras variantes. Consejo: Obtenga varias ofertas de diferentes proveedores para una suma de ahorro para la construcción y compárelas en función de las cifras clave mencionadas.

  • Las distintas sociedades de crédito hipotecario ofrecen diferentes tarifas para los ahorradores de inmuebles
  • Merece la pena que todo ahorrador de vivienda compare las sociedades de crédito hipotecario debido a las diferentes ofertas disponibles.

Explicado de forma sencilla con un vídeo

La titulación: oportunidades de financiación, costes y ventajas e inconvenientes

Sin embargo, el ahorro en la construcción ofrece aún más que el contrato de ahorro en la construcción y las condiciones marco. Por ejemplo, los contratos de ahorro en la construcción están intensamente subvencionados por el Estado. Además, la celebración de un contrato de ahorro inmobiliario conlleva unos costes que varían de un banco a otro. Por lo tanto, antes de celebrar un contrato, hay que tener en cuenta y comprobar otras cifras clave. Además, le daremos una visión general de las ventajas e inconvenientes que ofrece un contrato de ahorro para la construcción.

Todo lo importante de un vistazo

  • El ahorro en la construcción es apoyado por el Estado a través de varias opciones de subvención. Dependiendo de la situación, las opciones de subvención pueden ayudar a acceder antes al préstamo o a pagarlo más rápido
  • Además de los intereses del préstamo, el contrato de ahorro-vivienda incurre en otros gastos, como la comisión de adquisición y gestión de la cuenta, que varían de un banco a otro.
  • El ahorro en la construcción no es apto para todo el mundo, por lo que ofrece muchas ventajas e inconvenientes
  • Por un lado, el ahorro inmobiliario ofrece mucha seguridad y puede planificarse, pero no es adecuado para la financiación inmobiliaria a corto plazo, por ejemplo.

Las opciones de subvención: el ahorro subvencionado por el Estado

Existen diferentes subvenciones para los ahorradores de préstamos hipotecarios de las que pueden beneficiarse. Éstas dependen de la cuantía de los ingresos del ahorrador y de si el empresario participa o no en el contrato de ahorro-vivienda mediante prestaciones de formación de capital. Las subvenciones provienen del Estado y pueden ayudar a que el préstamo se pague más rápidamente o a que se amortice más rápidamente. Hemos resumido las opciones de subvención más importantes y las hemos explicado para usted:

Los beneficios de la formación de capital

Los empleados, los funcionarios, los jueces, los aprendices y los soldados pueden solicitar a su jefe prestaciones de formación de capital. Estos ascienden a un máximo de 40 euros al mes. El pago es una decisión voluntaria del empresario y, por tanto, no tiene que ser aprobado. Sin embargo, si se ofrecen, se incluyen directamente en el contrato.

La asignación de ahorro de los empleados

Si se utilizan las prestaciones de formación de capital para el contrato de ahorro-vivienda y los ingresos gravados del ahorrador son de un máximo de 17.900 euros o de 35.800 euros en el caso de personas casadas, se puede solicitar una ayuda anual del Estado de 43 euros o de 86 euros a través de la declaración de la renta. Sin embargo, esta desgravación por ahorro del trabajador sólo se paga si el préstamo de la sociedad de crédito inmobiliario se utiliza para fines residenciales.

El subsidio de vivienda

Esta bonificación sólo se abona si el contrato de ahorro-vivienda se destina a fines residenciales y la base imponible no supera los 25.600 euros o los 51.200 euros en el caso de personas casadas. Otro requisito es que se paguen al menos 50 euros al año en el contrato. La cuantía de esta bonificación es del 8,8 por ciento de las pagas anuales y tiene un valor máximo de 45 euros o 90 euros para los casados.

La residencia Riester

Para recibir la «Wohn-Riester» del Estado, la suma de ahorro para la construcción sólo puede utilizarse para la construcción o la compra de una propiedad ocupada por el propietario o para renovaciones adecuadas a la edad. Además, el ahorrador debe estar cubierto por el seguro de pensiones legal. El importe es de 175 euros al año si el ahorrador ingresa en el contrato de ahorro para la construcción al menos el cuatro por ciento de los ingresos brutos del año anterior. Por cada hijo con derecho a prestación por hijo, se abonan adicionalmente hasta 300 euros en el contrato.

Las subvenciones fluyen tanto en la fase de ahorro como en la de préstamo y garantizan que el contrato de ahorro del edificio esté listo para su adjudicación antes o pueda pagarse más rápidamente. Sin embargo, antes de utilizar una de las opciones de subvención mencionadas, hay que tener en cuenta los aspectos fiscales y discutirlos con un experto.

  • El ahorro en la construcción es apoyado por el Estado a través de varias opciones de subvención
  • Dependiendo de la situación, las opciones de financiación pueden ayudar a acceder antes al préstamo o a pagarlo más rápido

Los costes: las comisiones de cierre y gestión de la cuenta varían de un banco a otro

Además de los intereses del préstamo, el contrato de ahorro-vivienda tiene otros costes, como la comisión de adquisición y la comisión de gestión de la cuenta. La comisión de adquisición es un porcentaje del importe del contrato de ahorro inmobiliario, mientras que la comisión de gestión de la cuenta varía de un banco a otro. Dado que los costes varían en función de la sociedad de crédito hipotecario, conviene compararlos de antemano e incluirlos en la decisión. Los costes son, por tanto, otro factor importante que hay que tener en cuenta al comparar las distintas tarifas. Consejo: Según el Tribunal Supremo Federal, las comisiones de gestión de cuentas solo son admisibles en la fase de ahorro, ya que los costes adicionales para los clientes en la fase de préstamo fueron declarados inadmisibles en 2017. Tenga en cuenta este punto de vista a la hora de elegir una sociedad de crédito hipotecario.

  • Además de los intereses del préstamo, el contrato de ahorro inmobiliario conlleva otros gastos
  • Los costes incluyen la comisión de adquisición y la comisión de gestión de la cuenta, que varían de un banco a otro.

¿Para quién vale la pena? – Ayuda para la toma de decisiones en los contratos de las sociedades de crédito hipotecario

Un contrato de ahorro para la construcción no es la opción adecuada para todo el mundo. Especialmente para las personas que buscan una financiación inmobiliaria a corto plazo, el contrato de ahorro para la construcción no es adecuado porque el dinero sólo está disponible una vez finalizada la fase de ahorro. Averigüe ahora para quién vale la pena un contrato de ahorro para la construcción y qué ventajas ofrece:

  • El ahorro en la construcción puede planificarse con antelación y determinar cuándo se dispone de dinero para financiar medidas de construcción, compra, reconversión o modernización.
  • El ahorro para la construcción es adecuado para las personas que buscan seguridad a largo plazo
  • Es posible conseguir tipos de interés bajos para el préstamo durante mucho tiempo y hasta el final de la fase de reembolso
  • Un contrato de ahorro en la construcción está respaldado por muchas subvenciones estatales diferentes
  • A pesar de la capacidad de planificación, la creación de ahorros sigue siendo flexible para los ahorradores
  • Los pagos especiales son posibles en cualquier momento
  • El ahorrador tiene una libertad limitada en cuanto a cuándo puede utilizar la suma del ahorro inmobiliario
  • Los recursos financieros están a disposición del ahorrador cuando los necesita
  • Los tipos de interés de los contratos de ahorro para la construcción suelen ser muy bajos

Sin embargo, ahora puede saber para quién no merece la pena un contrato de ahorro para la construcción y qué desventajas puede tener ese compromiso:

  • Los contratos de ahorro para la construcción suelen ser de bajo importe para que las sociedades de construcción puedan asegurarse los tipos de interés favorables
  • El ahorro inmobiliario no es adecuado para la financiación inmobiliaria a corto plazo
  • Las cuotas de amortización exigidas por las sociedades de crédito hipotecario son comparativamente altas
  • Un contrato de ahorro para la construcción no es adecuado para financiar la totalidad de un inmueble, sino sólo como suma de financiación adicional
  • Las comisiones por la celebración de un contrato son relativamente elevadas para las sociedades de crédito hipotecario.
  • No existe una certeza absoluta de planificación, ya que la fecha de pago depende de la parte del ahorro.

Dependiendo de la situación, las ventajas e inconvenientes hacen que un contrato de ahorro-edificio sea muy atractivo para el ahorrador, mientras que en otras situaciones el ahorro-edificio no ofrece una alternativa sensata. La mejor opción debe determinarse en función de la situación individual y no puede responderse de forma general.

  • El ahorro en la construcción no es apto para todo el mundo, por lo que ofrece muchas ventajas e inconvenientes
  • Por un lado, el ahorro inmobiliario ofrece mucha seguridad y puede planificarse, pero no es adecuado para la financiación inmobiliaria a corto plazo, por ejemplo.

Todas las preguntas sobre el tema del ahorro en la construcción

El tema del ahorro en la construcción es muy complejo. Por lo tanto, es importante tener cierta experiencia e informarse bien antes de celebrar un contrato de tan larga duración. Por último, los expertos de Lukinski responden a las preguntas más importantes sobre el tema del ahorro en el sector de la construcción, para que no le queden dudas.

¿Qué es un contrato de ahorro para la construcción?

El contrato de ahorro inmobiliario es un contrato de ahorro entre el inversor y la sociedad inmobiliaria. El contrato de ahorro para la construcción es una forma de inversión en la que primero se ahorra una parte fija del importe antes de pagar la suma del préstamo. Por lo tanto, el ahorro en la construcción se divide en dos fases. La primera es la fase de ahorro, en la que se guarda el saldo mínimo de ahorro. En la segunda fase, la del préstamo, se desembolsa el importe del préstamo y el inversor lo devuelve gradualmente.

¿Cuánto tiempo se paga en un contrato de ahorro para la construcción?

En el contrato de ahorro inmobiliario se acuerda un plazo, pero normalmente se puede ajustar en cualquier momento. A menudo se acuerda un plazo mínimo de 18 meses y el plazo se limita a un máximo de 20 años. El tiempo que se paga finalmente depende de la suma y del importe de la devolución.

¿Cuánto me cuesta un contrato de sociedad de crédito hipotecario?

Los costes del contrato de ahorro para la construcción varían de un banco a otro. Además de los costes de los intereses del préstamo, también hay costes de adquisición y de gestión de cuentas. Estos costes son un indicador importante para comparar diferentes tarifas.

¿Es posible transferir un contrato de ahorro inmobiliario?

Sí, el contrato de una sociedad de crédito hipotecario puede transferirse a un familiar. En la mayoría de los casos, simplemente se mantienen las condiciones anteriores y, por tanto, los derechos y obligaciones se transfieren sin más al familiar. Sin embargo, tiene que acordar previamente con la sociedad de crédito hipotecario si es posible una transferencia en su contrato.

¿Cómo puedo cobrar mi contrato de ahorro para la construcción?

En teoría, un contrato de ahorro inmobiliario puede pagarse en cualquier momento. Sin embargo, el pago depende de la fase en la que se encuentre el inversor. En la fase de préstamo, el importe se abona automáticamente en cuanto se alcanza el saldo mínimo de ahorro. Sin embargo, durante la fase de ahorro, es necesario rescindir primero el contrato para recibir los activos ahorrados hasta ese momento.

¿Cuál es la contribución estándar?

La cuota de ahorro estándar describe el importe mensual que debe pagarse y depende del importe de los ahorros de la sociedad de crédito hipotecario. La contribución se fija en el contrato de ahorro para la construcción, pero puede modificarse en cualquier momento en función del contrato.

¿Cuál es la base imponible?

La renta imponible es un término utilizado en la legislación fiscal. Describe la base imponible del impuesto sobre la renta. Se calcula mediante una fórmula bastante complicada y, por tanto, no es fácil de determinar para los profanos.

¿De cuánta utilidad te ha parecido este contenido?

¡Haz clic en una estrella para puntuarlo!

Promedio de puntuación 0 / 5. Recuento de votos: 0

Hasta ahora, ¡no hay votos!. Sé el primero en puntuar este contenido.